fbpx
MENU

Fotografía de producto, tips y consejos para principiantes

Cuando hablemos de fotografía de producto , podemos incluir cualquier producto: alimentos, joyas, bebidas, ropa, accesorios, medicamentos, etc.

La fotografía de producto es la representación de un objeto de la forma más fidedigna posible. Lo que persigue la fotografía de producto es dar a conocer un producto con el último fin de venderlo o comercializarlo y crear un hermoso  Álbum fotográfico

 

Estos son los principales objetivos que persigue la fotografía de producto :

Despertar el interés del espectador sobre un producto.

Hacer que el espectador sienta que conoce el producto sin necesidad de verlo.

Representar de forma atractiva a la par que fidedigna, un objeto.

Hacer que lo compre.

Ten en cuenta que cuanto más calidad tenga la imagen, más posibilidades tiene el producto de ser vendido.

La fotografía de producto se orienta, como ya te he comentado, a crear una imagen atractiva a la vez que fidedigna de un producto con el objetivo final de ser vendido. Es una parte importante de la fotografía publicitaria y en muchas ocasiones no se entienden la una sin la otra.

La fotografía publicitaria , no obstante, abarca un campo más amplio en el que necesariamente no tiene ni por qué aparecer una imagen del producto en sí. Así que en ese sentido, en general la fotografía de producto es publicitaria, pero no siempre la publicitaria tiene por qué ser la fotografía de un producto.

CÁMARA RECOMENDADA PARA FOTOGRAFÍA DE PRODUCTO

La mejor cámara para adentrarte en fotografía de producto debería tener las siguientes características:

 

Con posibilidad de trabajar en formato RAW.

Modo manual.

Con opción de intercambiar objetivos.

Que tenga un sensor de buen tamaño.

Modo Live View.

¿CUÁL ES LA MEJOR LENTE PARA FOTOGRAFÍA DE PRODUCTO?

La mejor lente u objetivo para fotografiar producto es, desde mi punto de vista, una óptica fija lo más luminosa posible. Por varios motivos.

 

VENTAJAS DE UNA LENTE FIJA PARA FOTOGRAFIAR PRODUCTOS

Suelen ser muy luminosas.

Son mucho más económicas que las zoom con una luminosidad parecida.

Están bien construidas y son más resistentes (tienen menos elementos que las zoom).

Para fotografía de producto te recomiendo distancias focales de 50mm a 100mm, por ejemplo:

 

El Rey de los Objetivos: el 50mm f / 1.4.

O en su defecto el Príncipe: 50mm f / 1.8.

Un objetivo macro 100mm f / 2.8.

 

ACCESORIOS RECOMENDADOS PARA FOTOGRAFÍA DE PRODUCTO

Los mejores accesorios para fotografiar producto son, principalmente:

 

Una caja de luz: muy efectiva, sencilla y económica. Te funcionará genial para objetos pequeños con composiciones sencillas. Incluso puedes hacer tu propia caja de luz siguiendo estos pasos.

Un fondo blanco: sin duda, el fondo blanco es uno de los más utilizados en fotografía de producto.

Un fondo negro: otro fondo muy recurrente y necesario para tener entre tus accesorios.

Un trípode: debe ser robusto, con pocas secciones en las patas y con cabezal intercambiable. Échale un vistazo a la guía completa para comprar un trípode si estás interesado en hacerte con uno.

Un fotómetro de mano: es la forma más precisa de controlar la exposición de una imagen.

Por lo menos una fuente de luz continua.

Un flash externo.

Un par de ventanas de luz.

Una carta de gris.

Filtro polarizador para evitar reflejos indeseados.

Una mesa acrílica para generar reflejos creativos.

Un disparador remoto.

Tablas, maderas y otros soportes sobre los que colocar tus productos.

Un estudio fotográfico portátil puede serte muy útil si ya tienes decidido que este tipo de fotografía es lo tuyo.

¿CÓMO ILUMINAR UNA FOTOGRAFÍA DE PRODUCTO?

La iluminación es uno de los aspectos más importantes de la fotografía de producto, y al que deberás dedicarle mayor tiempo y aprendizaje. Aprender a crear volumen, a evitar los reflejos, a obtener una buena exposición o a crear una reacción en el espectador simplemente modelando la luz.

 

Lo primero que debes plantearte es qué resultado quieres obtener. ¿Una imagen con mucho contraste?, ¿suave y cálida?, ¿plana o con profundidad?, ¿qué quieres transmitir con ella?, ¿de qué debe hablar tu producto? Represéntala mentalmente y anota los resultados que quieres obtener. Luego utiliza todo lo que esté a tu alcance para conseguirla.

 

Veamos las principales características de la iluminación para poder aplicarlas a la fotografía de producto.

 

La luz natural sigue siendo un tipo de iluminación a tener muy en cuenta a la hora de fotografiar un producto. Si dispones de un entorno con una buena iluminación, aprovéchalo, esta luz es muy fotogénica y no requiere invertir en demasiados accesorios. El inconveniente es que cambia por instantes, por lo que debes aprender a conocerla bien y a ser bastante rápido.

La iluminación artificial nos permite controlar la luz sea cual sea el momento del día, lo que facilita, por lo tanto, dedicarle a las fotos todo el tiempo que consideremos necesario.

Ten en cuenta que una no excluye la otra, son perfectamente complementarias y una puede suplir las carencias de la otra.

Con ambos tipos, debes tener en cuenta la calidad de la luz: esta puede ser suave (fuente de luz grande con respecto al sujeto) o dura (fuente de luz pequeña con respecto al sujeto).

La luz suave o difusa es ideal para bodegones, genera pocas sombras (por ejemplo, la luz de un día nublado).

La luz dura es ideal para resaltar las formas y contrastes elevados. La luz del sol al mediodía sería, por ejemplo, un ejemplo de luz dura.

Otra característica de la luz que debes conocer es cómo se comporta la luz en función de la dirección desde la que se proyecte sobre el objeto:

Luz frontal: la luz incide de frente sobre el objeto y genera imágenes muy planas sin apenas textura o sombras, a la vez que es más descriptiva.

Luz lateral: la luz se coloca a uno de los lados del objeto, formando un ángulo de 90º con la cámara. El resultado es una imagen con gran contraste de iluminación entre el lado iluminado y el que no lo está. Aumenta las texturas y el volumen. Para atenuar el lado oscuro, puedes utilizar un reflector.

Luz ambiente o de fondo: es la luz natural que rodea al objeto. En estudio se suele imitar rebotando la luz en el techo o utilizando una fuente de luz cenital.

Luz semilateral: la luz incide en un ángulo de unos 45º. Esta iluminación marca las texturas y genera sensación de profundidad. Es uno de los esquemas de luz más utilizados.

Luz de contorno: se utiliza en un ángulo de unos 135º y sirve para resaltar texturas, destacar la perspectiva y perfilar el objeto.

Contraluz: la luz proviene de detrás del sujeto y, por lo tanto, frente a la cámara. El contraste en este caso es extremo entre luces y sombras, perdiéndose la mayor parte de información del objeto más allá de su forma o silueta.

Luz de relleno: sirve para rellenar las sombras que pueda originar una fuente de luz. Conoce más de nuestros servicios aqui

Instagram de Facebook .

Comments
Add Your Comment

CLOSE
LLAMAR AHORA
Open chat
1
Cotiza tu álbum fotográfico.