fbpx
MENU

Consejos y trucos para tener una mejor composición fotográfica

Consejos y trucos para tener una mejor composición fotográfica

 

Sin una buena composición, solo tendremos ciertos elementos desordenados dentro de un encuadre. Es cuando los ordenamos cuando hacemos que nuestra imagen explique la historia que queremos contar: la composición es el lenguaje de nuestras fotografías . Una vez que aprendemos a hablar este idioma, lo hablamos sin pensar.

Y como todos los idiomas, la composición fotográfica requiere de normas, trucos y reglas.Si has oído que la composición es innata y no se puede aprender, suerte que estás aquí y puedo contarte que es falso. Al acabar de leer esta mega guía, te darás cuenta de que tienes todos los conocimientos necesarios para hacer grandes composiciones con las que hacer hablar a tus fotos . Porque la composición, como cualquier idioma, se aprende.

La composición es el arte de identificar y colocar los elementos en el encuadre para producir una imagen que sea coherente. A través de la composición, conseguimos generar una reacción en el espectador. Porque, si bien hay unas normas y reglas que conviene conocer, lo cierto es que gran parte de la composición se basa en la emoción, en la nuestra propia cuando concebimos la imagen, y en la del espectador que la observa.

Componer es, por lo tanto, transmitir nuestra emoción, nuestra historia, a través del lugar y la forma en que colocamos los elementos protagonistas de una imagen. Para componer una imagen, lo primero que hay que identificar en una f otografía es el centro de interés o el protagonista de nuestra imagen. Una vez decidido, la composición se ocupa de colocarlo en el lugar y forma adecuada para darle protagonismo.

 

Esto se hace a través de lo que conocemos como reglas de composición. Vamos a verlas una a una. Seguro que has oído hablar de ella en más de una ocasión. La regla de los tercios se basa en situar el centro de interés en uno de los puntos fuertes de la imagen. Estos puntos fuertes se derivan de dividir el encuadre en tres líneas horizontales y tres verticales. El lugar donde se cruzan esas líneas es el que llamamos punto fuerte de la imagen. El espacio negativo es otro recurso compositivo muy interesante para destacar el centro de interés de tu fotografía. Se basa en el «menos es más» que a veces es tan efectivo en fotografía.Es decir, componer a través de un fondo plano o con poca información, con el objetivo de destacar al protagonista de la composición.

 

Una composición equilibrada suele ser una imagen que funciona. A través del color, de la forma o del peso visual entre otras características, puedes conseguir el equilibrio, el orden o el balance de tus fotografías.

Te recomendamos que bucees en nuestro artículo sobre equilibrio en composición fotográfica para descubrir los trucos y consejos que te hemos preparado. a ley de la mirada se aplica a los retratos y nos enseña dónde dejar espacio para que nuestra imagen respire y se vea equilibrada. Otro truco para componer es aplicar la ley del horizonte. Esta se basa en dividir el encuadre de forma horizontal en tres partes. Una vez lo tengas más o menos hecho, lo que hacemos para destacar la zona del cielo o bien la zona de tierra, es que esta zona ocupe 2 de las 3 partes de la escena.

Es decir, si quieres destacar el cielo de una imagen, deja que éste ocupe 2 de las 3 partes en tu encuadre. Si en cambio quieres destacar el suelo, el cielo solamente ocuparía 1 de las tres partes del encuadre, mientras que la zona del suelo, ocuparía 2 de las 3. Las líneas son un elemento en composición clave en tus fotografías. Son capaces de actuar como flechas que llevan la mirada por el encuadre en la forma que determinamos. Cada tipo de línea nos transporta por la imagen de forma diferente, las curvas son sinuosas y sensuales, las diagonales están llenas de tensión y las horizontales se asocian a la paz y la calma.

 

El punto de fuga es el lugar donde se juntan las líneas en un plano de forma real o imaginaria. Nos permite añadir profundidad a la imagen, algo muy importante porque, como ya sabes, la fotografía trata de representar la realidad, pero se encuentra con que la realidad tiene tres dimensiones y la fotografía solo dos. El punto de fuga permite, por lo tanto, aportar tridimensionalidad y profundidad a la imagen. Es un elemento muy interesante y con mucha potencia visual, aprender a utilizarlo como elemento de composición te será muy útil para añadir interés a tu imagen.

El marco natural es un recurso muy sencillo pero capaz de aportar resultados muy interesantes en tus fotografías. Nos referimos como marco natural a elementos como puertas, ventanas, arcos, o cualquier elemento que te permita encuadrar a tu centro de interés dentro del propio encuadre.

Contar historias debería ser siempre el objetivo final de cualquiera de nuestras fotografías. Porque los fotógrafos escribimos con luz y si escribimos, siempre es para tratar de transmitir algo, una idea, un sentimiento, un instante decisivo. Más allá de las reglas de composición, tenemos muchos trucos que podemos utilizar para crear nuestras composiciones. Aquí los más importantes:

La escala: añadir un elemento reconocible que nos de sensación de escala en nuestras fotografías, es importante, sobre todo en paisajes donde, sin un referente, las proporciones pueden perderse fácilmente. El elemento humano: añade un interés natural a la imagen y te ayuda también con el punto anterior Simplificar: ante la duda, menos es más. Es más difícil componer bien una imagen con muchos elementos que una con menos. Si la cosa se te complica, simplifica.

El centro de interés: hazte siempre la pregunta: ¿cuál es el protagonista de mi imagen? Una vez resuelta, pon todo tu conocimiento y creatividad a trabajar en una buena composición que lo haga destacar. Si la imagen se basa en la forma, prueba a transformarla a blanco y negro. Por el contrario, nunca transformes a blanco y negro una escena que se sostiene por el color. Los reflejos pueden dar muchísimo juego en composición fotográfica. Tanto para composiciones simétricas como para las asimétricas.

Cambiar el ángulo: sé atrevido y original, busca puntos de vista diferentes e interesantes. Mantener el horizonte recto: es fácil de arreglar en la edición pero te obligará a recortar la imagen. La fotografía siempre debe salir de la cámara lo más perfecta posible. Encuadrar en vertical: no nos suele ser tan natural y, por lo tanto, hay menos imágenes en este formato. Dale una oportunidad, verás cómo la imagen cambia radicalmente. Enfocar el ojo más cercano a la cámara en un retrato. Jugar con las sombras puede ser muy interesante en tus composiciones fotográficas. Tener en cuenta los «efectos secundarios» de la distancia focal y jugar con ellos en tus composiciones. El encuadre natural es un recurso muy interesante cuando tienes una imagen algo plana. Juega a romper el ritmo ya desequilibrar la imagen para obtener fotografías diferentes.

 

conoce más de nuestros servicios aqui

Facebook Instagram .

Comments
Add Your Comment

CLOSE
LLAMAR AHORA
Open chat
1
Cotiza tu álbum fotográfico.