MENU

Técnicas y consejos sobre como fotografiar niños

La fotografía de niño s es uno de los géneros fotográficos más practicados por padres y profesionales. Además es la entrada para muchas personas al mundo de la fotografía. ¿Quién no ha probado inmortalizando los momentos de sus hijos y ha decidido quedarse para siempre en un álbum fotográfico ?

A pesar de ser de los más gratificantes, pues no hay nada como la mirada sincera o el gesto auténtico de un niño, es de los que parecen fáciles pero que, a la hora de la verdad, no lo son tanto. Por eso, sea cual sea tu situación, si te interesa la fotografía de niño s, como padre, como abuela o como profesional, quédate, porque hoy lo he reservado para recopilar toda la información referente a este género. Pretendo crear una mega guía, las más completa que encuentres por la red, con consejos, trucos, recursos, inspiración, ideas y herramientas. Todo ello para que puedas hacer increíbles fotos de niños.

EQUIPO FOTOGRÁFICO PARA FOTOGRAFÍA DE NIÑOS

Si lo único que te importa de la fotografía es fotografiar a tus hijos, tienes dos opciones, aprovechar tu cámara actual o, si quieres y puedes invertir un dinero, comprar una cámara adecuada a tus necesidades.

 

Ahora bien, si vas a aprovechar la cámara porque la fotografía te gusta más allá de inmortalizar a tus hijos o nietos, o quieres dedicarte profesionalmente, veamos qué equipo es el más recomendado para las fotos de niños. Aunque te adelanto que lo ideal es un buen equipo ligero, es decir: poco y bueno. Debes evitar muchos artilugios que incomoden o intimiden a tu modelo.

 

CÁMARA PARA FOTOGRAFÍA INFANTIL

No importa si te decide por una cámara réflex, una EVIL o incluso una compacta, yo te recomendaría que contara con las siguientes características:

 

Modo Manual.

Rapidez de enfoque.

Sensor grande, mínimo de 1 pulgada.

Disparo en ráfaga, mínimo 3-4 fps (fotos por segundo).

Buen funcionamiento con valores ISO altos.

OBJETIVOS PARA FOTOGRAFÍA INFANTIL

Cuando decía antes que era mejor poco equipo y bueno, es porque es mejor llevar, por ejemplo, un buen objetivo, o dos, que cargar con una mochila atestada de objetivos de distintas focales. Personalmente, te recomiendo que tengan estas características:

 

Que sea luminoso es realmente importante, esto es lo que te permitirá lograr esos fondos desenfocados de infarto o fotografiar a velocidades altas en situaciones de poca luz.

La distancia focal adecuada para retratos es 50mm. Te recomiendo, sin duda, el rey de los objetivos para fotografía de retrato (si no te llega el presupuesto, el 50mm f / 1.8 también es una opción muy interesante). Por debajo de 35mm no sería adecuado para retratos porque distorsiona, pero sí si quieres incluir el contexto. Un 85mm también es una excelente opción para fotografía de retrato.

Si quieres fotografiar detalles (sobre todo con los más pequeños), lo recomendable es un objetivo macro.

Aconsejable el estabilizador si el cuerpo no lo tiene, pero más que nada si es un teleobjetivo o vas a usar velocidades algo más lentas, si no, no es imprescindible.

En el caso de que lo vayas a amortizar y cuentes con un buen presupuesto para invertir, otro objetivo versátil que te recomiendo es el 24-70mm f / 2.8. Un objetivo luminoso que te ayudará a cubrir la mayoría de las situaciones.

CONOCER A LOS NIÑOS

No se trata de hacer un máster en psicología infantil ni nada de eso, pero como padre o madre, sabrás en qué momento está, son sus necesidades, sus limitaciones, sus gustos, y qué puedes o no esperar de tu retoño.

 

Ahora bien, si eres o quieres ser un profesional de la fotografía infantil, debes conocer a tu cliente final que es el niño. No es lo mismo tratar con una criatura de 3 años que con un adolescente, o una personita de 8 años. Cada etapa infantil tiene unas características diferentes y puedes esperar y pedir cosas muy distintas.

 

Conocerlos te permitirá interactuar mejor con ellos y adaptar la sesión a su edad. Al igual que conocer sus hobbies o su personalidad. Siempre puedes preguntar a los padres antes. No obstante, al inicio de tu sesión, deja un ratito para conectar con él, lo que me lleva al siguiente apartado, porque merece una mención aparte.

CONECTAR CON TUS MODELOS EN LA FOTOGRAFÍA DE NIÑOS

Como te decía, es importante, al inicio de una sesión, conectar con tu modelo. Especialmente en el caso de los niños. Preséntate, que te conozca, hazle alguna pregunta (que no sea comprometida, ni la típica… ¿qué tal el cole?, ni una para responder con sí o no, o empezarás mal ? ).

 

Con los más pequeños, agáchate siempre a su altura para hablarles, puedes preguntarles por el juguete que traen o mostrarles alguno que hayas llevado tú, por ejemplo. Gánate primero su confianza, es mucho más importante que ponerte a apretar el botón de disparo.

 

A los mayores, sorpréndeles con alguna pregunta que no se esperen. Que veas que los tratas como alguien de su edad, no como a un niño pequeño. Y, por favor, nunca trates a un niño como si fuera idiota. S

implemente es pequeño, pero no tonto, no pongas vocecitas raras ni hables a medias, aunque tenga 3 años. Trátalo con respeto y te ganarás su confianza. Cuéntales alguna anécdota o muéstrales alguna foto de vez en cuando. Eso te ayudará a mantener la conexión.

 

Otro consejo, desde la experiencia, es evitar los «no». Procura hablarles siempre en positivo, por ejemplo, «¿podrías ponerte mejor a este lado?», es mucho mejor que un no te subas aqui .Si tienes que dirigir en algún momento, procura dar instrucciones claras y sencillas, siempre, como he dicho antes, evitando los «no», y a ser posible, especialmente con los más pequeños, usa el juego para dirigirles o lograr lo que quieras que hagan. Enseguida te desvelaré algunos trucos.

 

CONSEJOS PARA FOTOS NATURALES Y ESPONTÁNEAS

Lo mejor cuando se trata de niños es NO INTERVENIR.

 

Sí, sí, has leído bien. Lo más natural es lo que ocurre sin que le digas al niño qué tiene que hacer. Te he ido dando pistas, pero para que un niño se muestre natural lo mejor es que no sepa que está posando así que no le pidas que se ponga así o que te mire «asao», simplemente juega con él, proponle una actividad, dale algo con lo que interaccionar y aprovechar los momentos que te regale.

 

EL JUEGO: LA CLAVE DEL ÉXITO EN LA FOTOGRAFÍA DE NIÑOS

Aunque lo he ido adelantando, el juego es el factor clave para dirigir una sesión fotográfica con niños, sean los tuyos o sean clientes. A través de este podrás dirigirles sin que se den cuenta; lograr que se muevan dónde o como tú quieras; o aprovechar los momentos en los que se destornillen de risa, estén concentrados o muestren toda su personalidad.

 

Plantéales retos en función de su edad, «¿serás capaz de subirte a ese banco sin ayuda? conviértete en un personaje y al niño en otro para que podáis relacionaros a través del juego simbólico, jugad a las muecas, etc. Pero, sobre todo, diviértete, recupera al niño que fuiste. La sesión será más relajada y el niño conectará mejor contigo. Siempre puedes llevar confeti, globos, pomperos de agua, algún sombrero, lupa, cámara de juguete o cualquier elemento que se te ocurra para dinamizar una sesión o poner un punto de diversión.

Conoce más de nuestro servicio aqui

Instagram  Facebook .

Comments
Add Your Comment

CLOSE
Open chat
1
Cotiza tu álbum fotográfico.